Administrar tu energía en tu trabajo.

Administrar tu energía en tu trabajo puede ser un problema muy frecuente, cuántas veces nos ha pasado que llegamos a la oficina, nos servimos un café , vemos el correo y cuando menos pensamos ya es la hora de la comida y no hemos avanzado en el trabajo 😭.
Después de eso regresamos de comer y por si fuera poco nos da el mal del Puerco 🐽 , esa sensación  donde  los ojos  parece que pesan toneladas, pero tienes que concentrarte para seguir con tus actividades y no salir tarde , ademas  aun no terminas el reporte que te pidió tu jefe y necesitas  enviarlo hoy, eso sin contar la chamba que tienes del día  a día y tus planes de ir al cine o ver el fútbol se ven imposibles.

Ya es la hora de salir y ves a tus compañeros apagando sus computadoras y haciendo planes y tu apenas estas terminando el reporte y todo indica que saldrás tarde y no solo hoy sino también mañana.

Si te ha pasado alguna ves esto te remiendo estos 4 pasos para administrar tu energía y ser mas productivo y dejar de sentir que por más que haces cosas nomás no avanzas.

 

1. Diferenciar entre talacha y productividad o estar ocupado y ser productivos. ¿Lo que haces realmente es importante para tus clientes o el crecimiento de tu carrera o negocio? ¿No? Mándalo para más tarde y ocúpate de lo que sí.

2. Haz listas de prioridades… Y síguelas por favor !!!! se sugiere 5 al día, aunque pueden ser menos. El chiste es que las cumplas, no que hagas listas bien detalladas  y no las cumplas.

3. No empieces por el e-mail y tampoco lo estés checando todo el día, define horarios para verlo. Si es urgente te llamarán por teléfono.

4. Un tip    para los dueños de negocios en crecimiento: no tengas oficina en la oficina. Por un lado tu oficina se vuelve un embudo de pendientes (te dan un contrato para firmar y en lugar de resolverlo lo antes posible lo apilas en tu escritorio), puede que tus mayores tareas de valor no esté en estar correteando a todo el mundo (paso previo: aprender a delegar) y siempre es tentador cerrar la puerta y echarte un café tranquilamente en lugar de hacer lo que tienes que hacer.

Espero que estos pasos no solo queden en una lectura sino que sea una práctica en tu vida laboral.

Fuente: Five steps to digital hygiene

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *